Andrés

A mi parecer, si hay algo más fascinante de ver jugar a un niño, es ser parte de su juego. Porque para el niño tanto el amor como el juego son muy importantes para su desarrollo. 

En las sesiones de fotos, me gusta dejar a los niños libres, que corran, que jueguen y que sean ellos, y si a eso se le suman los papás o los hermanos, mejor que mejor. 

Porque es con sus familiares o jugando donde podemos captar la mayor esencia de lo que estas personitas son.

Conoce más historias de familias aquí.

MÁS MOMENTOS...

Sesión premamá
Eden
1/1